DxOMark es uno de los test referente en la industria móvil. La web especializada analiza exhaustivamente las cámaras de cada nuevo maniquí que llega, dándoles una puntuación que sirve como cálculo.

Esta puntuación parece que allí de ser perfecta, siquiera está definida en el tiempo. Para muestra de ello, el popular test de fotografía ha modificado sus pruebas para tener en cuenta nuevas métricas, creando un cambio en la posición en su ranking de móviles.

DxOMark se adapta a lo nuevo de fotografía móvil

A pesar de la gran profesionalidad del equipo que las realiza, muchas veces algunas de sus puntuaciones levantan polémica. A fin de cuentas, valorar la calidad de una fotografía tiene bastantes factores.

Por un costado está que por miles de fotos que realice un test, es inútil cubrir todo el espectro de casos de fotografía con escenas y niveles del fotógrafo distintos. Por otro costado, en muchos casos la valoración es subjetiva de nuestra propia mente.

El funcionamiento de DxOMark en sus tests está basado en una serie de pruebas que determinan el índice de calidad en una serie de apartados concretos. Por esa razón, la cámara de un móvil puede estar mejor puntuada, pero igual nos pueda parecer peor. Nuestra mente valora lo que es capaz de ver, no números.

El Galaxy Note 10+ sigue siendo el rey, destacando su gran angular.

Hace relativamente poco la compañía ha actualizado sus tests para añadir dos nuevas categorías: fotografía en modo noctámbulo y gran angular, características que prácticamente todos los móviles más buenos en fotografía ya tenían, y que habían sido ignorada en los test iniciales. A razón de ello, algunos móviles pasan a tener una mejor nota en el test de fotografía al tener en cuenta estos apartados.

Así queda el ranking de fotografía móvil (los móviles con asterisco están pendientes de realizar los nuevos test).